Tres artistas visuales en la Sala Mendoza

Tres cosas tienen en común los artistas visuales venezolanos Luis Mata, Miguel Braceli y Sol Calero: ocuparon, en ese orden, el podio de ganadores del Salón Banesco Jóvenes con FIA en 2014; han convertido al espacio próximo o referencial en el centro de sus primeras propuestas individuales, y todos las exhiben ahora en la exposición Interacciones, que se mantendrá en la Sala Mendoza hasta el 26 de septiembre.

TRES ARTISTAS

Mata, quien presenta su proyecto Senza Titolo, estudia en sus piezas las representaciones contemporáneas de la naturaleza en el arte, y la forma en la que el hombre se vincula con su paisaje. Para esto se vale de una serie de 47 dibujos con grafito, una escultura compuesta por siete piedras de río de Margarita (en donde reside), un mural de 5 metros por 3 alegórico al mar, pintado con derivados del petróleo, y una fotografía similar pero resignificada a la que le hizo obtener el primer premio en la Feria Iberoamericana de Artes, en la que él reposa sobre una roca. La ausencia de color, que le caracteriza, invita a una actitud reflexiva y contemplativa.

“En mi investigación establezco una problemática estética. Se trata de una búsqueda de identidad, de plantear problemas sobre el rol del artista y cuestionamientos de las cosas esenciales que a través del arte se pueden hacer sensibles”, declara. Es por esto que utiliza a las piedras como “representaciones físicas de lo intangible de la naturaleza” y que utiliza materiales vinculados a la identidad nacional e individual.

La nueva exposición de Miguel Braceli, quien obtuvo el segundo lugar en la FIA, se titula Coreografías de la fuerza y consta de tres videos y nueve fotografías, en las que registra las imágenes obtenidas en tres “intervenciones efímeras” con ciudadanos que coordinó en espacios públicos de Caracas en 2014. “Busco realizar obras sobre el propio paisaje, más allá de representarlo o abstraerlo. Poder intervenirlo, entenderlo como un elemento abierto y vivo”, detalla Braceli. “Sacar el arte a la calle permite generar una obra que esté en diálogo con situaciones reales, con la contingencia de una obra que fue pensada pero que es conseguida en tiempo real y que rompe con el formato de la caja blanca de la galería para luego volver a ella transformada en fotografías en las que el entorno es un elemento”, añade.

En la muestra de Sol Calero, quien reside en Berlín, el espacio es pensado desde la distancia. Su exposición Caracas, 2015 reflexiona sobre la forma en la que la identidad latinoamericana es concebida internacionalmente y para esto se vale de pinturas e instalaciones coloridas y llenas de estereotipos sobre el Caribe. La curadora Mary Martínez indica: “Apunta a una resignificación del espacio que se habita y que se vive; de cómo se enlaza con los símbolos y las características detura una realidad cultural que parte de una revisión introspectiva”. Una reflexión “de lo local y de su proyección ante lo foráneo”. @VenprensaAC – El Universal

About JANEISSY Redacción