Tecnología y Ambiente

superior

Visión Ecoeducativa

En el ámbito internacional, la constante lucha por la protección del ambiente ha demostrado ser una de las inquietudes prioritarias de los gobiernos y de sus instituciones científicas, razón por la cual, muchos países industrializados han consagrado un apartado especial sobre esta materia en sus textos reglamentarios, según información publicada por las investigadoras Elsa Fernández Pineda y Teresita Finol de Navarro, de la Universidad Rafael Belloso Chacín.

En líneas generales, se puede comentar inicialmente que la protección del medio ambiente se ha constituido desde finales del pasado siglo en una prioridad muy relevante para los países desarrollados, motivo suficiente para la reunión de los expertos en cumbres mundiales extraordinarias y exteriorizada en los principios universales rectores de las políticas industriales a todo nivel, y como tal, se ha tratado de vincular la información disponible acerca de la tecnología para mantener el ecoequilibrio con el desarrollo e impacto que ejercen los procesos productivos sobre su entorno.

En la actualidad, el derecho a un ambiente sano y su correlativa conservación no es un derecho subjetivo ni particular; se trata de un interés que abarca y atañe a la capacidad tecnológica de los países y del mundo en su conjunto, por cuanto la preservación de un hábitat saludable es ahora más que un deber, sino una necesidad.

Tecnologia y Ciencia 20 agosto WEB G

Pero, ¿qué pasa con aquéllos países que no poseen la capacidad tecnológica adecuada para hacer de sus procesos industriales y productivos eventos ecosaludables?, ó más exactamente, ¿cuál es la relación que asocia la tecnología de los procesos industriales que desarrollan este tipo de naciones con el ambiente donde realizan sus operaciones?

En primera instancia, la realidad indica que en cualquiera de los países que se refiera, la tecnología aplicada para concretar acciones de protección ambiental <cuesta>, sin considerar quiénes son los que están en el deber de asumir y responder ante esta responsabilidad de orden nacional y social. Por ello, hoy día, cuando un Estado admite el esfuerzo que implica cumplir con fines extraordinarios como el ambiental, reconoce que esta condición se relaciona directamente con el principio de la capacidad económica y tecnológica de sus respectivos sectores productivos, escenario que lo condiciona para ejercer funciones proteccionistas que son y deben ser del interés común de todos sus órganos e instituciones representativas.

Particularmente en Venezuela, la responsabilidad ambiental es un tema controversial que se ha exteriorizado y debatido de manera reciente y, por ende, su interés se ha extendido del nivel nacional a todos los demás ámbitos subnacionales (regional y local), en virtud de la descentralización administrativa y el reordenamiento de sus respectivos poderes, llevados a cabo en estos últimos años de vida constitucional.

Tecnologia y Ciencia 20 agosto WEB G. 2

Es oportuno mencionar que al igual que en otros países del mundo, en Venezuela existe un marco legal ambiental importante, el cual ha venido evolucionando y adaptándose a las nuevas exigencias técnicas y de conservación de su ecosistema, representado principalmente por la Ley Orgánica del Ambiente -LOA- (establecida en 1989) y por la Ley Penal del Ambiente -LPA- (proclamada en 1992).

Bajo este enfoque, se ha tratado de comprender que el aseguramiento de la calidad de vida ambiental debe constituirse en una condición derivada de las bondades y ventajas tecnológicas existentes en todas y cualquiera de las regiones venezolanas, constituyéndose en un deber y un derecho equitativos de todas las personas naturales como jurídicas que viven utilizando el medio ambiente como su principal escenario de operaciones. Pero, siempre se ha esperado que sean las empresas las que demuestren una actitud más activa y solidaria en la protección del entorno.

Tecnologia y Ciencia 20 agosto WEB G. 3

Por supuesto, la expectativa de este comportamiento crece cuando se relaciona con aquellas organizaciones que representan una imagen responsable del funcionamiento ético del aparato productivo nacional, como por ejemplo, ocurre con la industria petrolera (Petróleos de Venezuela, S.A. -PDVSA-), por cuanto es una realidad insoslayable que sus avanzadas operaciones productivas, altamente tecnificadas y asistidas por tecnología de punta, ocasionan un impacto definitivo sobre el ambiente.

Ciertamente, es de gran interés actual entender un poco más acerca de la trascendencia de las operaciones que realizan las grandes empresas industriales sobre el ambiente, considerando el nivel de perfeccionamiento que ha alcanzado la tecnología hoy día, y que son este tipo de actividades las que determinan concretamente -en un mayor grado- el verdadero impacto y aporte de la tecnología sobre el entorno, toda vez que los avances establecidos en esta materia dicen ser asimilados para generar productividad en todos los órdenes.

inferior

Recuerden que el mundo necesita de gente valiosa y que ésta a su vez sea garante de la preservación y cuido de nuestra amada Tierra. Se necesitan de hombres y mujeres capaces de cambiar el mundo con acciones positivas.

@VenprensaAC – Por: Carlos Eduardo Escobar – @carlosredaccion

Presidente de la Fundación “Un Abrazo para la Tierra”

Profesor de la Universidad Panamericana del Puerto.

About JANEISSY Redacción