¡La Calle Parlanchina!

El acostumbrado cuento dominical del cuentacuentos Don Pío Lara está dedicado a cuidar el medio ambiente y  lo tituló La Calle Parlanchina.

 

En mi barrio hay una calle, que la llaman, la calle principal

Por allí diariamente pasan muchas personas

Unas, van en carro, otras en moto, algunos en bicicleta y muchos pero muchos van a pie

Y unos cuantos de ellos siempre están lanzando basura a la calle

Razón por la que mi calle siempre está muy sucia

Por eso un día, muchos de mis amigos de la escuela y yo, que casualmente vivimos por allí, decidimos hacerle algunas travesuras a esos que ensucian la calle, así que nos buscamos unos conos, nos escondimos y nos pusimos a esperar al primero que lanzará basura en la calle

A la primera que agarramos fue a la señora matilda ella venia comiéndose una galleta y justo cuando lanzó el papel al piso, se escuchó una voz tenebrosa

-¡Señora matilda, cochina, no ensucie la calle!

La señora matilda se detuvo, miró a todos lados pero como no vio a nadie siguió caminando, así que enseguida otra voz, esta vez más burlona le dijo

-¡señora matilda, cochina, no ensucie la calle!

La señora matilda al escuchar esta voz, se devolvió rapidito, tomo el papel y se fue derechito para su casa. 

al rato venia pasando don Chepo,  quien al terminar de beberse un jugo ¡Suas! lanzó el pote en medio de la calle, y siguió caminando, pero no había dado tres pasos cuando escuchó.

-¡Don Chepo, cochino, no ensucie la calle!

Don Chepo miró para todos lados, pero como no vio a nadie siguió caminando, entonces se escuchó como un eco

¡Don Chepo cochino! Don Chepo cochino! No ensucie la calle, no ensucie la calle!

Don Chepo se devolvió a la carrera tomo el pote del jugo, lo guardo en una bolsa que llevaba y se fue rapidito.

Esa travesura la hicimos  por varios días, hasta que se comenzó a correr el rumor

-¡La calle principal de barrio habla!

-¡Si pasas por la calle principal del barrio, no lances basura porque enseguida te lo reclama!

-¡La calle principal del barrio es parlanchina.

Lo bueno de aquella travesura es que ahora la gente, no lanza basura a la calle y cuando pasan, lo hacen apuraditos, como evitando que la calle parlanchina les diga algo

¿Saben qué? sería bueno que en todas partes exista una calle parlanchina, un barrio parlanchín,  un país parlanchín,  una escuela con patios parlanchines que le diga a todos…

-¡Cochino, no ensucies el planeta!

-¡Y menos hoy en el día mundial del ambiente!

 

@VenprensaAC/ Por: Don Pío Lara

 

 

About JANEISSY Redacción